Prevenir el cáncer
. 9 octubre, 2017

“No hay mejor inversión que mantener sana a la gente: la clave es la prevención” —Dr. Abelardo Meneses

El cáncer es una enfermedad que silenciosamente amenaza a las yucatecas y los yucatecos y que está directamente relacionada con padecimientos como la diabetes, el sobrepeso y las enfermedades isquémicas de corazón. Los tres tipos de cáncer que más padecen las yucatecas son el cervicouterino, de mama y de hígado, mientras que los tres tipos de cáncer que más afectan a los yucatecos son los de próstata, hígado y estómago. Si bien en esto Yucatán no es muy diferente del resto de México (en general estos tipos de cáncer son los más comunes en el mundo entero), la realidad es que en Yucatán somos líderes en varios de los factores que propician el desarrollo de cáncer; es decir, nos encontramos más vulnerables que la población de otras entidades o países.

Con el propósito de incentivar la participación ciudadana en este asunto de interés público, el pasado miércoles realizamos el Foro de Salud Más Yucatán, Recomendaciones para prevenir el cáncer y cuidar tu salud, una plática con el Dr. Abelardo Meneses, Director General del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), y el Dr. Jorge Eduardo Mendoza, Secretario de Salud de Yucatán. En el evento, que tuvo lugar en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), nos acompañaron ciudadanos interesados y estudiantes de medicina, enfermería y farmacéutica. Contamos con un auditorio lleno, lo que nos habla de la importancia que el tema tiene para los jóvenes yucatecos.

Además, el Dr. Meneses dio la gran noticia de que, gracias a la contribución del Patronato del INCan, Mérida será la ciudad donde comenzará el Registro Nacional de Base Poblacional de Cáncer, una política indispensable para darle seguimiento a este problema tan complejo. Todos los participantes del foro coincidieron en que las yucatecas y los yucatecos debemos cambiar nuestro estilo de vida para prevenir el cáncer.

Podemos resumir las recomendaciones sobre este tema en la palabra prevención. En efecto, la mayoría de la inversión pública y los esfuerzos ciudadanos tienen que estar enfocados idealmente en la prevención de enfermedades, antes que en la curación.

En el último par de años se han detectado más de 400 casos de cáncer de mama y más de 100 de cáncer de próstata en Yucatán. Lo primero que hay que comunicar a la población yucateca, entonces, es que no le tengan miedo al chequeo rutinario y la autoexploración.

Ya que octubre es el mes de la sensibilización sobre el cáncer de mama, veamos este ejemplo. De los 20 a los 25 años, lo recomendable es la autoexploración mensual, cinco días después de que la mujer termine su periodo, para ver si no se identifica ninguna anomalía en los senos. A partir de los 25, lo recomendable es continuar con la autoexploración y, una vez al año, realizarse un examen clínico con un especialista. Por último, a partir de los 40 años, cada mujer debe realizarse una mastografía, nunca dejando de lado las autoexploraciones mensuales. Hay que recordar que el cáncer es una enfermedad curable si se detecta a tiempo: ahí radica la importancia de los chequeos.

Otro de las prácticas que reducen significativamente los factores de riesgo es el ejercicio. Con caminar al menos 30 minutos durante cuatro días a la semana podemos mejorar el metabolismo, la actividad cardiovascular de nuestro cuerpo, el sueño, combatir la obesidad y reducir, en resumen, la probabilidad de desarrollar cáncer. El ejercicio es una actividad indispensable para llevar una vida sana.

Las anteriores parecen recomendaciones demasiado sencillas. Pero, cuando no se llevan a cabo, causan, en los individuos, problemas importantes, muchas veces permanentes, y, en el colectivo, auténticos problemas sanitarios. Salvaríamos cientos de vidas si los yucatecos siguiéramos, con mayor rigor, estas recomendaciones.

Todavía nos falta un largo tramo que recorrer para reducir la incidencia de cáncer en Yucatán. El primer paso es aceptar las dimensiones del problema. Una sociedad sana es una sociedad donde los ciudadanos pueden dedicar más tiempo a su familia y a las actividades productivas. Los ciudadanos deben asumir nuevos roles culturales para cuidar su cuerpo; de igual manera, las autoridades, dado lo alarmante de los indicadores, deberían de realizar campañas más enérgicas de prevención, sobre todo en las zonas rurales del estado. En la medida en que más personas se informen sobre las implicaciones del cáncer y cómo prevenirlo, podremos salvar más vidas y generar una sociedad donde todos vivan con más plenitud. Yucatán es un grandísimo estado que merece una mejor salud. Trabajemos por ello, ¡podemos estar mejor!

***

En menos de 140 caracteres. La importancia de la prevención y los chequeos oportunos en un dato: el 65% de todos los tipos de cáncer se diagnostican lamentablemente en etapas avanzadas.