La complejidad de nuestros problemas
. 22 mayo, 2018

“La aparente complejidad de nuestro comportamiento en el tiempo es reflejo de la complejidad del entorno en que nos encontramos” —Herbert Simon

Ningún problema se encuentra aislado, todos están íntimamente relacionados. Con esto quiero decir que algunos problemas acentúan otros y viceversa, creando círculos viciosos que impiden una solución fácil. Esta característica sistémica, nos revela que las soluciones deben ser necesariamente multisectoriales, y nos recuerda que la oferta política de los candidatos a cargos de elección popular debe analizarse en su integridad, no parcialmente o con atención exclusiva a una sola propuesta.

Por ejemplo, los problemas de salud inciden en la educación. Una de las principales causas de la ausencia de los profesores, en estados donde no hay plantones, son las enfermedades. A la vez, la falta de salud y de una nutrición adecuada inciden significativamente en el rendimiento escolar de los niños. He sido testigo de lo anterior.

Hace poco más de cuatro años, realizando un recorrido por el interior del estado, encontré una importante carencia de oportunidades para los niños y jóvenes de la comisaria de Ek Balam, municipio de Tzucacab. Decidimos entonces, a través de la Fundación Legorreta Hernández, construir una de nuestras Casas Comunitarias para acercar más y mejores oportunidades a los habitantes de la comunidad, con una amplia oferta de actividades en donde ahora las y los jóvenes pueden regularizar sus estudios de secundaria y preparatoria en línea, así como involucrarse en programas de artes marciales, computación, ciudadanía y cursos de oficios. Asimismo, decidimos abrir como complemento un comedor en donde 300 niñas y niños obtienen una comida balanceada. Los resultados de las pruebas de nutrición nos habían arrojado que un porcentaje amplio de la población sufría de desnutrición, por lo que la viabilidad del resto de los programas quedaban en duda.

De igual manera, la falta de dinamismo en nuestra economía incide en la educación. Por ejemplo, uno de los principales problemas del sistema es la deserción provocada ya sea por razones de salud (drogas o alcohol) o económicas. A la vez, la falta de seguridad pública espanta la inversión; la corrupción arroja infraestructura costosa y de mala calidad; la desigualdad económica se traduce en altos niveles de criminalidad.

Imaginemos una familia sin afiliación médica en la que un hijo o cualquier integrante se enferma de gravedad. En este caso, el tratamiento va a descapitalizar a toda la familia. Los padres tendrán que vender sus activos y dejar de invertir el dinero destinado a educación o, tal vez, al negocio familiar, para pagar las medicinas y los doctores. Un problema de salud se convirtió, así, en un problema educativo y en un problema económico.

Por falta de cobertura médica y el incumplimiento del derecho a la salud, se rompió la escalera social para esta familia. Así es cómo un servicio, un problema, se convierte en tres o cuatro: como un problema estadístico, no atendido bien por el estado, se convierte en un problema real que cambia radicalmente la vida de una persona. Bueno, este ejemplo hipotético es de lo más común en Yucatán y en muchos rincones de México. Esto por destacar unos casos. Repito, de nada sirve arreglar un escalón: necesariamente hay que pensar, de hoy en adelante, en soluciones multisectoriales para así evitar que durante el ascenso social de un joven éste termine cayendo al vacío por la fragilidad de algunos escalones.

Podemos estar mejor y eso nos obliga a analizar los problemas de manera integral, reconociendo su complejidad.

***

En menos de 280 caracteres: En 2015 Morena obtuvo 3.9% de la votación para diputados federales por mayoría relativa en Yucatán, equivalente a 31 mil 344 votos. Hoy Morena se perfila para obtener al menos 15% de la votación, equivalente a 167 mil votos con una participación estimada del 71% de la lista nominal, 131 mil votos más que en 2015, un incremento de 439% en escasos tres años.

Artículo publicado en el Diario de Yucatán, el 22 de mayo de 2018.