Las buenas noticias de 2017
. 19 diciembre, 2017

“Lo único mejor que recibir buenas noticias es hacer buenas noticias” —Dicho popular

Me considero una persona optimista por naturaleza. Así enfrento la vida y los negocios, y así soy con mis amigos y mi familia. Por eso quiero cerrar el año hablando de cosas positivas, reconociendo que 2017 también fue un año de buenas noticias que vale la pena destacar. Al menos cinco me vienen en mente, pero estoy seguro que a usted, querida lectora, querido lector, le vendrán más.

El turismo en México. Contra todo pronóstico (creciente inseguridad, incertidumbre económica, desastres naturales), 2017 será un año récord para el turismo en México. Según datos de la Secretaría de Turismo, en los primeros nueve meses del año, la llegada de turistas extranjeros creció 12.3% respecto al mismo periodo de 2016. De hecho, durante septiembre, el mes de los terremotos en el centro y sur del país, el incremento en turistas fue de 15% en comparación con 2016. Y no sólo eso, en los primeros nueve meses del año, México captó 16 mil millones de dólares en divisas provenientes del turismo, lo que representa un incremento anual de 11.1%. Con eventos ancla como el Gran Premio de la Fórmula 1, el Día de Muertos y el juego de la NFL, logramos posicionar a México como un destino de clase mundial, más allá de nuestras espectaculares playas que siguen arrojando los mejores frutos.

Coco. No deja de emocionarme pensar en Coco, la increíble película animada, producida por Pixar y Disney, sobre el Día de Muertos en México. Así como la llegada de más de 30 millones de turistas nos permite fortalecer nuestra posición global ejerciendo un poder suave sobre quienes nos visitan, Coco nos permite posicionar la marca país de México a través de nuestras tradiciones, música y belleza. Lo maravilloso de esta manera de influir en el mundo es que no necesita recurrir a la fuerza y nos permite atraer inversiones y abrir puertas. Nos ha faltado aprovechar este poder, informar acerca del mismo, impulsar actividades que busquen fomentarlo, invertir en la educación de talentos e impulsar acciones para aumentar este poder persuasivo. Coco es una lección para apostarle al poder suave de manera coordinada, inclusive como una política de Estado.

El retorno a la moderación. Tras un 2016 caracterizado por victorias de candidatos y causas radicales (Donald Trump en Estados Unidos, Rodrigo Duterte en Filipinas, Daniel Ortega en Nicaragua, el Brexit en Reino Unido), en 2017 vimos un interesante retorno a la moderación. En Alemania, Holanda y Francia, los candidatos y partidos populistas de extrema derecha sufrieron importantes reveses. En Reino Unido la candidata moderada logró vencer al candidato populista de izquierda. En Corea del Sur eligieron a un candidato de centro como reemplazo de una presidenta acusada de corrupción. Destaco el retorno a la moderación porque estoy convencido de que las instituciones y los grandes cambios se construyen en el centro, no en los extremos, donde las partes tienen la voluntad de ceder para obtener algo a cambio, desde una posición de respeto mutuo, conciliación y tolerancia.

Romper el silencio. Hace un par de semanas, las primeras mujeres que revelaron el caso Weinstein y las miles que han seguido su ejemplo, fueron nombradas por la prestigiosa revista Time como “Personalidad del año 2017”. Estas “rompedoras de silencio” representan a una amplia gama de personas, casi todas mujeres, desde las que hicieron las primeras denuncias públicas hasta las que compartieron sus historias de abuso usando el hashtag #MeToo (yo también). Esto es una gran noticia porque por fin empezamos a reconocer una incómoda verdad en el mundo entero: millones de mujeres son víctimas de violencias por el simple hecho de ser mujeres. Como padre de tres hijas y como ser humano, me parece urgente impulsar un cambio cultural al respecto. Basta de abusos, violencias y menosprecios. Que este problema se haya colocado en el centro del debate público es una gran noticia.

Viajar al espacio. Una noticia que no ha recibido mucha atención y que me parece extraordinaria es que 2017 seguramente será recordado como el año en el que viajar al espacio se convirtió en un bien de consumo relativamente accesible. Lo que hasta hace una década implicaba riesgos enormes e inversiones de decenas de millones de dólares que sólo algunos gobiernos podían asumir, hoy es una creciente e interesantísima industria donde compiten decenas de empresas privadas (quizá SpaceX de Elon Musk y Rocket Lab de Peter Beck sean las más famosas) para transportar satélites a órbita, abastecer a la Estación Espacial Internacional y, eventualmente, llevar seres humanos de paseo al espacio. Mis nietos seguramente verán normal que alguien se suba a un cohete para ir a tomar fotos de la tierra. Me parece una gran noticia.

¿Y para usted cuáles fueron las buenas noticias de 2017?

***

Queridas lectoras y lectores, un año más que se pasa volando. Ha sido un privilegio contar con su atención, se los agradezco mucho. El año 2018 estará lleno de retos y oportunidades, y la lógica de esta columna será la misma: contribuir al análisis, el debate y la construcción de ciudadanía, para que Yucatán siga siendo el estado más maravilloso de México. Estoy convencido de que ¡podemos estar mejor!

 ¡Felices fiestas para ustedes y sus familias!

Esta columna se publicará nuevamente el martes 9 de enero.

Artículo publicado en el Diario de Yucatán, el 19 de diciembre de 2017.