Una nueva estrategia
. 26 noviembre, 2018

“Piensa como un hombre sabio pero comunícate en el lenguaje de la gente” –William Butler

Inmediatamente después de graduarse en 1983 como licenciado en ciencias políticas por la prestigiosa Universidad de Columbia en Nueva York, Barack Obama decidió mudarse al South Side de Chicago para lanzar su carrera como organizador comunitario en un lugar famoso por su conflictividad, pobreza y violencia. A diferencia de los políticos que emprenden carrera a través de contactos, influencias y favores en círculos aristocráticos, Obama quería crecer de abajo hacia arriba, cerca de la gente, escuchando de primera mano las problemáticas más dolorosas de quienes menos tienen. No exagero cuando digo que sin la experiencia adquirida como organizador comunitario Obama difícilmente se hubiera convertido en el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos. Acciones como salir al campo, exponerse al mundo real, hablar con la gente, aprender a escuchar y organizar a una comunidad en torno a una visión le dieron a Obama la sensibilidad necesaria para convertirse en un gran comunicador.

Algo similar nos dice la historia del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Oriundo de un estado donde los políticos usan la palabra “caminar” como sinónimo de campaña electoral, AMLO lleva cuatro décadas recorriendo cada uno de los 2,473 municipios del país. Tampoco exagero cuando digo que es probable que en la historia no haya un presidente que conozca México mejor que AMLO. Sin estas experiencias y conocimiento profundo de las problemáticas sociales del país, se antoja imposible que AMLO hubiera podido tejer una narrativa tan efectiva como la de su más reciente campaña, con una resonancia tan grande para 30 millones de mexicanos. Si me apuran, es gracias a estas giras y miles de horas platicando con la gente que el presidente electo se ha hecho de un repertorio de frases, refranes, dichos y aforismos tan efectivos como populares.

Por eso me llama la atención la estrategia que ha decidido emprender el gobernador Mauricio Vila. A diferencia de sus antecesores recientes y emulando lo mejor de destacados políticos en el ámbito nacional e internacional, Vila adoptó como política personal recorrer los municipios del interior del estado, pernoctando en las comunidades y pasando largas horas escuchando a la gente. A lo largo de su precampaña y campaña recorrió dos veces cada uno de los 106 municipios, y en escasos dos meses de gobierno ya durmió en Tekax, Izamal, Valladolid y Ticul. La estrategia de Vila de permanecer cercano a la gente y escuchar sus problemáticas de primera mano no solo le permitirá contar con información invaluable para actuar con sensibilidad social, sino también lo dotará de la legitimidad necesaria para tomar decisiones difíciles sin perder el respaldo popular.

Caso aparte pero relacionado es la decisión de Vila de emprender una gira quirúrgica por Japón y Corea del Sur. El gobernador apuesta a estrechar lazos con el exterior para atraer inversiones que contribuyan a la creación de empleos de calidad y al crecimiento económico del estado. Siempre y cuando no caiga en la tentación peñanietil de convertir estos viajes en un derroche de recursos para codearse con monarcas, jugar golf en los clubes más exclusivos y celebrar fastuosas cenas en compañía de cuates, Vila se expondrá al mundo real de las inversiones y los mercados, lo que le permitirá navegarlos estratégicamente en beneficio de nuestro estado. Porque no solo se trata de convencer a altos directivos de empresas multinacionales de que inviertan en Yucatán, sino de que lo hagan en condiciones que garanticen la creación de empleos de calidad, el cuidado del medioambiente y la creación de cadenas de valor que nos permitan detonar el enorme potencial económico de nuestro estado. La promoción de inversiones toma tiempo, habrá viajes en donde el propósito sea sembrar oportunidades, algunos otros serán para cosechar. Estemos atentos y exijamos que siempre sea de manera eficiente y en beneficio directo para nuestro querido estado.

***

En menos de 280 caracteres: Ahora que sabemos que el Tren Maya va porque va, es fundamental pensar seriamente sobre el futuro turístico de Yucatán. Vayamos más allá de la inercia y la coyuntura.

Artículo publicado en el Diario de Yucatán, el 26 de septiembre de 2018.