El poder del deporte
. 10 diciembre, 2018

“El ejercicio es clave para la salud física y mental”—Nelson Mandela

Se dice que la inversión en las niñas y los niños de México es una inversión en el futuro. Y se trata de un lugar común bastante cierto, en especial con el tema de la salud. Ya que la evidencia respalda que durante la infancia, entre el nacimiento y los ocho años, suceden cambios que marcan definitivamente el futuro desarrollo de las personas; la salud o mala salud durante estos años tiene efectos que pueden potenciar o limitar irremediablemente las capacidades futuras de los niños.

Por ello, la OCDE suele recomendar a los países miembros, como México, políticas públicas dirigidas a mejorar la educación, promover la correcta alimentación y el ejercicio regular en la edad temprana. El deporte en estos años, además, ayuda a desarrollar habilidades sociales y emocionales, construir la autoestima y estimular la curiosidad creativa. Así, toda política educativa integral debe considerar necesariamente una dimensión sanitaria.

Esta evidencia se debe tomar en cuenta en el diseño de políticas públicas en nuestro querido estado, donde los niveles de diabetes y sobrepeso son tan alarmantes tanto entre adultos como entre niños. Para no irnos tan lejos, el año pasado se reportaron más de tres mil nuevos casos de diabetes, lo que significa una lamentable cifra récord para el estado.

Con esto en mente, en la Fundación Legorreta Hernández hemos ejecutado con éxito un programa de artes marciales en diferentes comisarías de Yucatán. Desde 2012 se han impartido a cientos de alumnos clases de Karate Do y Tae Kwon Do en Texán de Palomeque, Hunkanab, Ek Balam y Kimbilá. Las artes marciales no solo estimulan el acondicionamiento físico, sino que enseñan sobre la disciplina, el autocontrol, el respeto y el equilibrio y promueven valores como la tolerancia, la resiliencia y la responsabilidad. Se trata de un maravilloso deporte integral, he sido testigo, con enorme satisfacción, del impacto positivo en el desarrollo de estas personas.

El profesionalismo de los maestros Fernando Hernández Ospina y Fernando Hernández Sauri ha sido clave para la adecuada implementación de esta iniciativa, así como la reciente incorporación al programa del maestro Amer Santos Gual.

A pesar de no tener tantos años entrenando, las y los jóvenes ya han empezado a sobresalir y ganar medallas en torneos regionales y nacionales. El deporte les ha abierto un mundo de posibilidades y empiezan a ver que el esfuerzo rinde frutos. También existen otras externalidades del programa que impactan positivamente en la cultura de las comunidades. Francisco Koyoc (cinta verde), por ejemplo, desde 2016 ya imparte clases de Karate Do en Texán de Palomeque, su comunidad natal. Asimismo, Josselin Mendoza Baas quien ha ganado en los últimos tres años 11 medallas de oro, ya se encuentra en formación para incorporarse como facilitadora y seguir multiplicando esta iniciativa. Asimismo, Yerico Josué Catzin y Jesús Raigoza May, son destacados alumnos que, contando con capacidades diferentes, han obtenido medallas motivando a sus grupos para seguir preparándose.

No hay que olvidar que la salud es una de las principales herramientas para reducir la pobreza y la desigualdad, y es un tema que puede tener un impacto importante en la productividad laboral, en la educación y en el desarrollo profesional de la población de un país. Los invito, queridas lectoras y queridos lectores, a nunca dejar de hacer deporte y de fomentar en la medida de sus posibilidades que otros lo hagan. Estoy convencido de que solo con una ciudadanía sana podremos construir un futuro esperanzador, innovador y próspero para todos, y estoy seguro de que es posible.

***

En menos de 280 caracteres: Investigadores del Imperial College London realizaron un estudio a karatecas que contaran con el cinturón negro por más de diez años, el resultado confirmo que dichas personas cuentan con una conexión de neuronas más fino, lo que les permite sincronizar mejor su cuerpo.

Artículo publicado en el Diario de Yucatán, el 11 de diciembre de 2018.