Un tequila
. 6 febrero, 2018

“Si la vida te da limones, ¡pide sal y tequila!” —Sabiduría popular

La renegociación del TLCAN y las elecciones presidenciales del 1 de julio podrían estar generando incertidumbre para las inversiones en México. Pero analizando la historia de cualquier gran inversión, uno se da cuenta de que la incertidumbre siempre es parte del ambiente que la genera; razón importante, aunque no suficiente, para no permanecer inmóvil ante ella. Una oportunidad de inversión reciente, me parece, está en uno de los tequilas más emblemáticos de nuestro país: José Cuervo.

Me explico. Grandes flujos de capitales en la industria global de bebidas alcohólicas se han destinado de manera importante hacia el tequila. Para muestra bastan varios botones: en 2000, Viuda de Romero fue adquirido por Pernod Ricard; en 2006, Casa Herradura (que incluye El Jimador) por Brown-Forman; en 2014, Beam Suntory adquirió los tequilas Sauza, 100 años, Hornitos y Tres Generaciones; ese mismo año, Diageo compró a Casa Cuervo el 50% de la participación que no tenía en Don Julio y en 2017 compró, por mil millones de dólares, la marca Casamigos, entre otras.

A pesar de que todo el tequila por definición es hecho en México, hoy empresas extranjeras son dueñas de cerca del 40% de la producción. Sin embargo, la empresa de tequila más grande del mundo sigue siendo mexicana y cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores: José Cuervo, la cual tiene muchas características de una interesante oportunidad de inversión.

De hecho, hace apenas dos semanas se anunció una nueva inversión en la industria. Bacardí adquirió Patrón por 5.1 miles de millones de dólares, es decir, 227 dólares por cada litro de producción de tequila Patrón. En contraste, hoy puedes comprar acciones de Cuervo a 32 dólares por litro producido. Si bien Patrón es líder del mercado de tequila ‘premium’ en Estados Unidos, Cuervo no se queda atrás en este mercado y además es el líder global del tequila con 30% de la producción mundial (datos de IWSR y Euromonitor).

Pongamos las cosas en perspectiva. Si tomamos en cuenta el volumen de solo tres marcas de Cuervo similares a Patrón –Gran Centenario, 1800 y Maestro Tequilero— que se venden en un rango similar de precios entre los 30 y 60 dólares (datos obtenidos en más de 65,000 locales en EE.UU.), éstas superan el volumen total de Patrón, mientras que apenas representan menos del 15% del volumen de Cuervo. Si valuamos esas tres marcas a lo que pagó Bacardí por Patrón, tenemos que sólo estos tres tequilas representan 86% del valor actual de Cuervo en la bolsa.

En pocas palabras, a este precio de adquisición, el mercado está valuando prácticamente toda la empresa por solo el 15% del volumen de ventas, lo que indicaría que el resto del negocio no es rentable o que tiene muy pocas oportunidades de existir en el futuro. Nada más lejos de la realidad. Cuervo es una empresa sumamente rentable y una de las empresas de bebidas alcohólicas con mayores oportunidades de crecimiento.

El cálculo anterior omite a la marca de tequila más vendida en el mundo, José Cuervo, que por sí sola representa 20% del volumen mundial –Cuervo, en conjunto, representa 30%, Patrón solo 8%—. Además, es un negocio verticalmente integrado en México, donde es el segundo mayor distribuidor de bebidas alcohólicas y dueño del 20% del total de los agaves para tequila en el país. No sólo eso, Cuervo también es dueño de otras marcas ‘premium’ como Reserva de la Familia, Kraken y Bushmills.

Querida lectora, querido lector, si todo lo anterior no fuera suficiente, le recuerdo que el potencial de crecimiento del tequila en el mundo es enorme, ya que a pesar de que es una bebida con gran reconocimiento global, el tequila representa apenas el 1% del consumo mundial de bebidas alcohólicas, muy por debajo del 15% del vodka y 13% del whiskey. Se estima que un incremento de sólo 1% en la penetración en nuevos mercados como el de Europa equivaldría a un incremento de más del 30% en sus ingresos.

Estados Unidos es el mayor consumidor de tequila en el mundo, sin embargo, su consumo representa sólo 7% del total y todavía hay margen para crecer. Por eso no debe sorprendernos que entre 2010 y 2015 el tequila haya crecido a un ritmo de 7% anual en ventas a nivel global, por encima del 4.6% de la industria de bebidas alcohólicas.

Cuervo representa una interesante oportunidad de inversión. Pero claro, estas oportunidades solo son para aquellos que realicen un buen análisis, tengan paciencia y sepan esperar a que el mercado reconozca ese valor. Y para esperar, qué mejor que con un buen tequilita.

Salud.

Artículo publicado en Reforma, el 6 de febrero de 2018.